El Presidente explicó que no busca una condena penal contra el FMI y ratificó que la presentación judicial abarcará desde tramites administrativos previos a la firma del Acuerdo Stand-By hasta el destino final del crédito por 44.000 millones de dólares

La información reservada llegó sin escalas a Olivos: la querella criminal que prepara Alberto Fernández contra Mauricio Macri no complicará la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que continuará a mediados de marzo con la reunión que mantendrá Martín Guzmán con Kristalina Georgieva en Washington.

“No tengo intención de enjuiciar a los funcionarios del Fondo, y además no hay competencia legal. Mi intención es probar que hubo irregularidades en la toma del crédito y un uso indebido de los 44.000 millones de dólares que nos llegaron por el Stand-By. Y nada más”, explicó el Presidente cuando le preguntaron sobre los alcances de la querella contra Macri.

Los argumentos jurídicos de Alberto Fernández sirvieron para contener una ola de especulación política que crecía con las horas en el FMI. En Washington no olvidan la Cumbre de Mar del Plata, ni menos aún la violación de una valija diplomática cometida por el canciller Héctor Timerman. Desde esta perspectiva, en el Fondo y la Casa Blanca creen que todo es posible en Balcarce 50.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *