Compró modelos de Mercedes, Rolls-Royce y Dodge. Uno de ellos está considerado “el auto más cómodo del mundo”.

Floyd Mayweather se dio un verdadero gustito: compró diez autos de lujo para sus amigos y familiares, y alguno también para él. Fue en un concesionario de Las Vegas en la semana previa a la polémica pelea contra el youtuber Logan Paul, que terminó en empate.

El boxeador (exboxeador, en realidad) norteamericano, campeón del mundo en cinco categorías distintas, pasó días atrás por el concesionario Towbin Auto Group y se llevó tres Dodge Challengers, dos Dogde Chargers, un Dodge Journey, un Mercedes-Maybach, un Mercedes-Benz Clase S 560 y dos Rolls-Royce, uno de ellos un Ghost.

De todos los autos comprados, el único que irá a parar a su cochera es el Rolls-Royce Ghost, una joya que fue presentada por la propia marca como “el auto más cómodo del mundo”. Su motor es un impresionante V12 de 6.5 litros que entrega 571 caballos de potencia.

Hay un dato todavía más llamativo, aunque “esperable” viniendo de parte de un fierrero con tanto poder adquisitivo como Floyd: el dueño del concesionario le reveló al medio estadounidense TMZ que el exboxeador le compró 157 autos en los últimos dos años. Y que 29 de ellos son Rolls-Royce.

La colección de autos de Mayweather es una de las más fabulosas del mundo, tal vez la mejor en el mundo de los deportes. En ella se destacan vehículos de Aston Martin, Pagani, Lamborghini, Porsche, Mercedes-Benz, Rolls-Royce, Ferrari, Bugatti y Bentley, entre otras marcas de lujo.

Claro que, para Floyd, un millón de dólares no es una cifra tan alta. Por pelear contra Logan Paul podría haber ganado cerca de 100 millones de dólares. Sólo en ventas de Pay Per View se recaudaron alrededor de 200 millones de ganancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *