Maria Antonieta de las Nieves confesó que su personaje le dio muchas satisfacciones, pero también varios problemas de salud.

En junio se cumplirán 50 años desde que María Antonieta de las Nieves le dio vida a La Chilindrina, una nena de ocho años que vivía en la vecindad del Chavo. Su padre era Don Ramón y lo poco que se conocía de la madre era que había muerto en el parto.

El personaje le trajo muchísimas satisfacciones a la actriz, que en la actualidad sigue disfrutando y ganando dinero con la caracterización. Sin embargo, en su momento también le provocó muchos problemas de salud, ya que le detectaron tumores en las mamas.

“Para verme nena me las apachurraba, me las vendaba. Las primeras veces que usé la faja yo dije, ‘a ver hasta donde aguanto’, y aguanté 50 años”, comenzó diciendo en una entrevista con el periodista Yordi Rosado.

Luego profundizó sobre las complicaciones que padeció: “Cincuenta años con el busto apretado. ¿Qué pasó? Que me casé, que tuve a mi hijo, que se me hicieron unos tumores horrendos en los senosque no pude amamantar bien a mi bebé porque no salía la leche”.

A la artista no le quedó otra que pasar por el quirófano y luego de eso vivió un verdadero infierno: “Me inflé toda. Me puse realmente grave, me vino una infección generalizada, casi pierdo un seno”. Además sostuvo que le pusieron siliconas, pero que no le gustaron porque era muy grandes y prefirió sacárselas.

Todo esto ocurrió en el 2000, el mismo año en el que su esposo fue diagnosticado con cáncer de próstata. En aquel entonces, ella prefirió que lo operaran a él primero, y afortunadamente todo salió muy bien. “Cuando me tocó a mi entrar al quirófano encontraron cosas feas adentro de los senos por haberme fajado tantos años. No sabés lo que he sufrido yo por mi Chilindrina”, concluyó.

Fuente: TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *