Tras pronosticar una goleada por 5 a 0 en la final, el presidente de Brasil eligió no hablar más del tema. Pero la familia salió a dar debate en las redes sociales.

Mientras Jair Bolsonaro mantiene su hermético silencio en torno a la derrota de su selección en la final de la Copa América ante Argentina en el mismísimo estadio Maracaná, después de vaticinar una holgada victoria por 5 a 0, tres de sus hijos salieron a acusar este domingo a la izquierda de su país por aprovechar la derrota del equipo de Neymar para cuestionar al presidente de Brasil.

El que tiró la piedra más fuerte fue sin dudas Carlos Bolsonaro, concejal de la ciudad de Río Janeiro, quien acusó de “sociópatas” a aquellos brasileños que se alegraron por el triunfo de la Argentina por 1 a 0, con gol de Angel Di María.

El legislador reaccionó así ante un tuit del periodista y escritor brasileño, Jean Wyllys, quien dijo que a pesar de no entender nada de fútbol “estaba hinchando por la derrota de la selección brasileña”.

Y añadió: “En este momento la derrota significa menos poder al fascismo. Los argentinos hacen fiesta, Yo los aplaudo. Un nuevo Brasil nacerá después de la derrota de los fascistas y solo entonces hincharemos por ella”.

Ante el mensaje, el concejal carioca salió a responderle con todo: “El comunista ve todo por la óptica del poder, incluso cuando es apenas fútbol. No interesa si muchos allí lucharon para realizar un sueño de representar a la Nación, la ideología va primero. Por eso, el amarillo en las manifestaciones”.

Y añadió: “Antes del inicio de la Copa América, toda la izquierda estaba declarándose esperanzada de la que la selección brasileña saboteara el evento, lógicamente pensando en alcanzar al Presidente. Hoy están conmemorando su derrota, también pensando en el Presidente. El nombre de eso es sociopatía!

Carlos Bolsonaro, en otro mensaje, dijo que “es preciso siempre tener en mente eso: la izquierda desprecia todo aquello que el pueblo brasileño ama. Solo finge que le gusta cuando tiene un beneficio político detrás. Si representa poder, vale hasta ir a la Iglesia aún odiando la religión, defendiendo el aborto y despreciando al cristianismo”, apuntó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *