Tras ser derrocado por un golpe de estado, Evo Morales anunció podría regresar a su país tres días después de que asuma su legítimo sucesor y partidario, Luis Arce.

El ex presidente Evo Morales afirmó este lunes que volverá a Bolivia el 11 de noviembre, tres días después de que asuma su legítimo sucesor y partidario, Luis Arce. A la par del anuncio la justicia boliviana anuló la orden de detención y la imputación por terrorismo que pesaban sobre el mandatario que fue derrocado en un golpe de Estado en noviembre de 2019.

Morales afirmó en declaraciones a la agencia de noticias rusa Sputnik que «las seis federaciones del Trópico de Cochabamba están evaluando» el pedido formulado por su equipo para que pueda volver a Bolivia tras un año en un exilio que fue necesario en medio del alzamiento de las fuerzas armadas y la oposición política a su Gobierno tras las elecciones generales.

En la misma charla Morales insistió en que no será funcionario en el nuevo gobierno del MAS, que estará comandado por Arce, y expandió su mirada más allá Bolivia, todavía liderada por Jeanine Áñez, para concentrarse en el escenario regional.

Aunque el ex presidente de Bolivia reconoció que la deuda externa del país había llegado al 23% del PBI para noviembre de 2019 aseguró que ahora representa «cerca de 40%, así que en un año se ha destrozado la economía».

Las declaraciones de Evo Morales llegan en un día en que el juez de instrucción de La Paz Román Castro anuló la orden de detención y la imputación en su contra por un caso de terrorismo.

«El juez ha otorgado la tutela porque en el análisis de los antecedentes se vio el pedido de vulneración de los derechos fundamentales del expresidente, especialmente del derecho a la defensa», explicó el presidente del Tribunal Departamental de Justicia, Jorge Quino, según el diario cochabambino Los Tiempos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *