La mujer estaba en pleno trabajo de parto y rechazaron trasladarla en ambulancia. Tuvo que ir en moto hasta el hospital, al llegar los médicos le dijeron que su bebé ya no presentaba signos vitales.

En medio de tanta polémica que atraviesa a esta provincia, por las estrictas medidas restrictivas impuestas por la emergencia sanitaria que dejaron más de 8000 varados, un pareja formoseña denuncia que fueron víctimas de negligencia y desamparo por parte del personal sanitario.

La terrible situación tuvo lugar el domingo 15 de noviembre, en la localidad de Laguna Naineck, en el departamento de Pilcomayo. Romina Ojeda entró en trabajo de parto y su esposo Silvio Paredes llamó al hospital local para pedir una ambulancia, pero se la negaron.

Con todo lo transcurrido, el hecho termino con el bebe muerto, después de que le negaron una ambulancia para trasladarla en un hospital de Formosa y su pareja tuviera que llevarla 5 kilómetros en moto. Pero la pesadilla no terminó ahí: antes de informarle lo que había sucedido, fue derivada a otros dos centros de salud.

“Mi señora estaba embarazada, llamé a la ambulancia de Laguna Naineck y me dijeron que no iban a venir. Hice cinco intentos, no me hicieron caso”, contó el hombre en diálogo con el portal de noticias El Comercial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *