Son 2770 hospitalizaciones menos que el récord de mediados de junio. La provincia de Buenos Aires otorgó licencias de hasta 14 días para que descanse el personal de la Salud.

Una de las principales consecuencias del crecimiento en los contagios de coronavirus es el aumento de pacientes críticos y de los fallecimientos y el agotamiento del personal de la Salud. Desde su pico máximo registrado el 14 de junio, la ocupación de camas de terapia intensiva comenzó una curva descendente casi de manera constante, bajó -34,8% en un mes al alcanzar este martes las 5199, cifra que permite vislumbrar el fin de la segunda ola.

Si bien aún resta comprobar el impacto o no de los festejos en todo el país tras haber obtenido la Argentina el título de campeón de la Copa América, la consistente baja en la ocupación de Unidades de Terapia Intensiva (UTI) acompañada por el avance en la campaña de vacunación influyeron tanto en la confirmación de las vacaciones de invierno en la mayoría de los distritos, como en la decisión del Gobierno bonaerense de autorizar licencias de hasta 14 días para que pueda “descansar” el personal de la Salud.

Sucede que, la ocupación de UTIs alcanzó el número más bajo en un mes; 2770 menos que en el pico máximo de mediados de junio, y se acerca cada vez más al récord de 5119 de la primera ola, registrado el primero de noviembre.

Según el último reporte de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), los pacientes internados con diagnóstico de covid positivo descendieron del 73% al 48%, situación que permitió volver a asistir a pacientes críticos con otras patologías.

Los datos de las instituciones médicas tienen su correlación en la baja de contagios. Este martes el promedio diario de nuevos casos alcanzó los 15.517, es decir que bajó 53,2% respecto del 23 de mayo cuando había marcado un pico máximo de 33.171, y volvió a los valores previos al inicio de la segunda ola.

Excepto Formosa, Jujuy y Santiago del Estero, el resto de las jurisdicciones bajaron la cantidad promedio de contagios diarios tanto en la última semana como en la comparación a 14 días. Sólo La Rioja redujo el número en los últimos siete días, pero subió respecto del 29 de junio. Esto revela que mejoró sustancialmente la situación de 21 de los 24 distritos, mientras siguen estando en alarma tres provincias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *