El dueño de Tesla dice para 2050 colocará un millón de humanos en Marte, empezó a vender todas sus propiedades y quiere que lo entierren en el planeta rojo, pero también fabricar 20 millones de vehículos eléctricos por año. Hoy por hoy, su principal limitante es el níquel para las baterías.

Elon Musk recuperó la condición de persona más rica del mundo que había ganado el 7 de enero, cuando un envión de las acciones de Tesla, la automotriz de la que es fundador, CEO y principal accionista (con 18% de las acciones de la empresa), le permitió superar en “valor neto” a Jeff Bezos, fundador y principal accionista de Amazon y de una constelación de empresas.

Bezos había vuelto a ser el más rico el martes 16 de febrero, debido a una caída del 2% en las acciones de Tesla, pero se mantuvo apenas 48 horas en la cima; Musk volvió a superarlo el jueves pasado, cuando otro de sus chiches, la compañía aeroespacial SpaceX, de la que también es Ingeniero en Jefe, consiguió financiamiento por USD 850 millones y su valuación se elevó a USD 74.000 millones, según precisó Bloomberg, que mide día a día la carrera de los centimil-millonarios.

Esa carrera depende principalmente de cómo se muevan las acciones de las principales empresas de uno y otro. La última cuenta de Bloomberg arroja que Musk tiene una fortuna de USD 200.000 millones y Bezos de USD 194.000 millones. El Top-5 lo completan Bill Gates, de Microsoft, el francés Bernard Arnault, de la firma de moda y lujo LVMH, y el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

Su objetivo, dijo, es contribuir a la creación de una civilización humana multi-planetaria y viajera del espacio. Para ello, y comenzando en 2026, aspira a enviar, hacia el 2050, un millón de humanos a Marte en 1.000 naves de SpaceX. Musk confesó incluso que quiere ser enterrado en el planeta rojo. Sus objetivos espaciales tienen mucho que ver con su formación científica (es Físico, además de Economista, graduado en la Universidad de Pennsylvannia, EEUU) y su espíritu aventurero, que lo llevó, por caso, a contraer una de las formas más agresivas de malaria en un viaje a Brasil. Pero lo de Marte es más que aventura; queda a 470 millones de kilómetros de la Tierra, solo hace pocos días la nave Perseverance logró posarse sobre su superficie y las agencias espaciales de EEUU y la Unión Europea (NASA y ESA) colaboran para pueda volver con muestras a la tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *