Alertado por la segunda ola de contagios, le pedirá a las provincias que sean más duras en el cumplimiento de las medidas sanitarias, aunque no impedirá la circulación entre provincias.

Mientras definen los detalles de la resolución que impondrá nuevas restricciones a los vuelos hacia y desde el exterior, en la Casa Rosada miran de reojo la encrucijada que la gestión de Alberto Fernández tendrá en pocos días: permitir la circulación de personas en Semana Santa para reactivar la economía, pese a las complicaciones sanitarias que podría generar incrementar la circulación de personas ante la inminente llegada de la segunda ola de contagios de coronavirus.

En el Gobierno aseguran que reforzarán los controles para evitar desbordes en los centros turísticos pero aceptan que no impedirán la circulación de personas entre provincias para sostener la actividad turística y comercial. “Es, tal vez, el último gran efecto positivo de la economía antes de la posible segunda ola”, reconocen en la Casa Rosada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *