Cada normativa genera un nuevo tipo de cambio. De esta manera, los valores de la moneda estadounidense se multiplican y hay un valor para cada operación.

Expertos en cepos, controles y acopio de dólares, los argentinos son -ante todo- ingeniosos. Por eso, ante cada nueva normativa cambiaria aparece una forma de saltar la regla y dolarizarse tratando de pasar por debajo de las regulaciones oficiales.

Pero la iniciativa no parte solamente de los privados sino que el Estado también genera variantes de la cotización según quién compra los billetes.

1. Dólar mayorista

El tipo de cambio mayorista es el que se negocia en el mercado oficial. Con el cepo vigente, sólo acceden a este mercado los importadores (que demandan divisas), los exportadores (que liquidan sus ventas en el exterior), las entidades financieras (que compran o venden por cuenta y orden de sus clientes) y el Banco Central. Este último se encarga de abastecer a los importadores y bancos que demandan dólares al tiempo que aprovecha para comprar las divisas que ingresan los exportadores, que van a engrosar sus reservas.

2. Dólar minorista

Es el precio al que los bancos venden los billetes a sus clientes. Por las restricciones actuales, solamente se pueden comprar US$200 mensuales por persona, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos. De todos modos, es un precio testimonial ya que tanto sobre las compras de billetes como en el pago de servicios en dólares se aplican impuestos que elevan su valor.

3. Dólar solidario

Sobre la base del dólar minorista, se aplica un 30% de recargo por el pago del impuesto PAIS y un 35% en concepto de anticipo de Impuesto a las Ganancias. Así, se llega a esta cotización, que es a la que acceden los minoristas que compran su cupo de US$200 mensual o pagan bienes en dólares con sus tarjetas.

4. Dólar blue

Muy conocido entre los pequeños ahorristas, es el tipo de cambio al que se accede en el circuito informal. Desde los tradicionales “arbolitos” de la calle Florida hasta las cuevas y financieras. Se trata de una operatoria ilegal, que gana protagonismo en tiempos de cepo cambiario estricto.

5. Dólar Netflix

Los servicios de streaming que se pagan en dólares con tarjeta de crédito, como Netflix o Spotify, se abonan al tipo de cambio minorista más un recargo de 35% en concepto de adelanto del Impuesto a las Ganancias y solo un 8% por el impuesto PAÍS.

8. Dólar cable o contado con liquidación

Se trata de una operación similar a la del dólar Bolsa pero los dólares resultantes se depositan en el exterior. Esta transacción se suele realizar con títulos como el AL30 y el Global 2030, en los plazos disponibles (contado o 48 horas). Esta es la cotización a la que afectó la última batería de medidas del Gobierno, que le puso cupo a la operatoria con títulos públicos y condicionó la cantidad semanal de dólares que se pueden girar.

9. Dólar Senebi

Es la incorporación más reciente al menú. Con el cupo a la operatoria de contado con liquidación, los operadores deben canalizar sus operatorias de bonos para obtener divisas a través del Segmento de Negociación Bilateral (Senebi). Se trata de un mercado donde las casas de Bolsa se ponen de acuerdo y pactan los precios de compra y venta de cada bono. Así, “calzan” las operaciones de contado con liquidación que les encomendaron sus clientes.

10. Dólar ADR

Al igual que los bonos, hay acciones que cotizan simultáneamente en pesos y en dólares, en el exterior. Por lo tanto, la operatoria del contado con liquidación se puede replicar con papeles de empresas: se compra la acción en pesos y se vende contra dólares (es decir, el ADR, que cotiza en el exterior). Para ello se utilizan acciones con mucha liquidez en ambos mercados. Los operadores creen que esta alternativa para dolarizarse puede crecer a partir las restricciones que se impusieron sobre la operatoria con bonos.

11. Dólar cedear

En la Argentina se pueden comprar cedears en pesos, que representan a una acción (o una fracción de ella) que cotiza en dólares en el exterior). Al comparar el valor en moneda extranjera del papel de esa compañía contra los pesos que se necesitan para comprar una cantidad de cedears equivalente a una acción, surge un tipo de cambio implícito.

12. Dólar cripto

Es una alternativa para aquellos que operan con criptomonedas estables, como DAI, USDT o USDC, cuyo valor sigue uno a uno al dólar a nivel mundial. Al invertir en estas criptomonedas en pesos, las plataformas los toman a un tipo de cambio que suele estar cerca del valor del contado con liquidación. Además, una vez que la persona tiene las criptomonedas estables en su poder, también puede venderlas contra dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *