El estudio de la Universidad de Oxford y del Imperial College de Reino Unido informó que el virus puede producir una disminución del tejido real del órgano.

Nuevas secuelas aparecen con el tiempo como consecuencia de la infección por coronavirus. Ahora, desde la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), informaron que un estudio científico de la Universidad de Oxford y del Imperial College de Reino Unido asegura que el COVID-19 puede “encoger partes del cerebro” en quienes padecen o tuvieron la infección, por lo que resaltaron la importancia de la vacunación.

Scott Gottlieb, excomisionado de la FDA, explicó en el programa dominical de noticias “Face the Nation” de la CBS: “Esto es muypreocupante porque sugiere que el virus podría estar teniendo un efecto directo en ciertas partes del cerebro. Algunos pacientes que estuvieron infectados o padecen la enfermedad mostraron una disminución del tejido real, un encogimiento de sus partes. Creo que el balance de la información que estamos acumulando indica que el covid es una enfermedad que podría crear síntomas persistentes”.

Los investigadores que participaron del estudio advirtieron además que el SARS-CoV-2 es una enfermedad que podría crear síntomas a mediano y largo plazo en quienes lo tuvieron, como frecuencias cardíacas alteradas, ya que el virus daña el sistema nervioso del cuerpo. Esas secuelas, sostuvieron, pueden aparecer o persistir muchos meses después de la infección, una condición conocida como long covid o covid de largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *